No fue la tarde de los Gunners en Liverpool, pero bien diferente pudo haber sido de haber plasmado en el marcador el buen juego de la primera parte. Tras los dos goles del Liverpool, al equipo londinense se le escapó el tren del partido, que durante muchos minutos tuvo muy cerca de atrapar.

El Arsenal afrontó con ilusión el partido de Anfield ante el Campeón de Europa. Durante la primera parte, el equipo de Emery gozó de 3 ocasiones claras, jugando al contraataque con velocidad y acierto, pero sin precisión en la definición. La última de ellas en una gran jugada de Nicolàs Pepe, que salvó el portero español Adrián San Miguel. El gol que abrió el marcador llegó sobre el final del primer tiempo, minuto 42, mediante un córner rematado por Matip. La segunda parte empezó con otro gol psicológico, esta vez de penalti marcado, en el 48, al igual que el tercer tanto, por un inspirado Salah. El Arsenal creció en su juego en la media hora final, donde por fin acertó con el gol mediante un disparo de Torreira. El gol del uruguayo no pudo ser acompañado por otro tanto, a pesar de los intentos gunners de acercarse en el marcador.

El próximo partido del Arsenal se disputará el próximo día 1 de septiembre ante el Tottenham en el Emirates Stadium.