El equipo de Unai Emery comenzó bien la primera mitad, pero el equipo local se fue recomponiendo en el partido a medida que avanzaba el tiempo. Jiménez tuvo una oportunidad en el minuto 26 y tres minutos más tarde, Neves desniveló el empate con un excelente tiro libre. Poco después, Alexandre Lacazette generó una oportunidad clarísima poco después de irse de dos defensores, pero su definición se topó con todo el poste.

Del 1-1 posible, se pasó a un excesivo 2-0. Primer mazazo. Doherty anotó el segundo gol para los Wolves en el minuto 38, y Jota, con el Arsenal incrédulo ante semejante desventaja, hizo el tercero en el tiempo de descuento de la primera mitad. Tres golpes secos de extrema eficacia ante un Arsenal con más control que profundidad.

El Arsenal, que había ya dominado la posesión con claridad, vio incluso aumentado su control de balón en la segunda mitad. Los Wolves se asentaron y defendieron su ventaja con solvencia, buscando aprovechar el espacio. Eddie Nketiah compareció en el partido para el Arsenal y asistió a Lacazette, pero el francés no pudo llegar al balón antes de Bennett. Al final, Sokratis anotó con un imponente cabezazo tras un córner para poner el marcador 3-1, sin embargo, el Arsenal no pudo anotar de nuevo en los diez minutos restantes.

La escuadra del Arsenal de Unai Emery viajará a Leicester este domingo en partido decisivo de mediodía en la Premier League.