Unai Emery y el Arsenal volvían al Emirates Stadium contra el Burnley y buscaban lograr dos victorias de dos después de la victoria de la semana pasada contra el Newcastle.

El Arsenal salió rápidamente a dominar, dándole el control del juego en la alineación a los jóvenes Joe Willock y Dani Ceballos, que estuvieron particularmente activos en el mediocampo y enlazaron bien con la línea delantera.

En el minuto 13, Alex Lacazette mostró su fuerza y ​​determinación, para luchar contra dos defensores de espaldas a portería antes de disparar un tiro bajo que acabó dentro de la portería de Burnley. Era el uno a cero.

El equipo visitante sufría ante el buen juego gunner, los locales movían la pelota y tuvieron varias opciones para ampliar el marcador favorable pero fue Ashley Barnes consiguió un empate para los visitantes justo antes del descanso después de agarrarse a un disparo desviado de Wood. Empate en el marcador que estuvo a tiempo de romperse con un nuevo gol del Arsenal, pero que fue anulado por el VAR al estar Aubameyang en fuera de juego.

Para reaccionar, Emery decidió que entrara Nicolas Pepe en el medio tiempo y tuvo impacto en el juego instantáneo con una carrera de 40 yardas y una buena combinación con Pierre-Emerick Aubameyang.

En el minuto 64, Ceballos ganó un balón con una excelente acción de presión adelantada y asistió a Aubameyang al borde del área. El número 14 del Arsenal condujo y cambió la pelota sobre su pie derecho para marcar un golazo en carrera, desde la frontal, que acabó junto al palo izquierdo y poner a los Gunners nuevamente en la delantera.

La última media hora vio al equipo de Unai Emery mostrar su calidad y espíritu de lucha para cerrar el juego y llevarse los tres puntos. El próximo partido del Arsenal en la Premier League será el sábado contra el Liverpool en Anfield.