El Arsenal se enfrentó al AFC Bournemouth en su partido intersemanal de Premier League en el Emirates Stadium.

Era una buena oportunidad para que el equipo de Emery continuase con su buena racha en casa en liga y mantenerse en la carrera por las cuatro primeras posiciones. Desde el principio estaba claro que el Arsenal estaba enchufado y muy motivado. El Arsenal se adelantó en los primeros cinco minutos. Sead Kolasinac mostró gran anticipación y la puso a Mesut Ozil cara a portería; su definición marca de la casa fue excelente. El Bournemouth reaccionó bien tras ir detrás en el marcador y generó algunas buenas oportunidades, pero Henrikh Mkhitaryan aumentó la ventaja en el marcador al filo de la media hora de partido recuperando la posesión y recogiendo una devolución de Ozil. Mousset recortó distancias casi al instante, los Gunners se fueron al descanso 2-1 arriba.   

En la segunda mitad el Arsenal recobró su ventaja de dos goles casi al instante por medio de Laurent Koscielny después de que el defensa finalizase una gran jugada de Mkhitaryan. Ozil golpeó el poste tras una excelente jugada Pierre-Emerick Aubameyang, y el internacional gabonés añadió su nombre a la lista de goleadores por decimonovena vez ésta temporada a la hora de encuentro. Alex Lacazette sumó el último gol con una falta con rosca para poner el 5-1 final. Una noche muy satisfactoria para el equipo. El Arsenal se centra ya en el derbi del norte de Londres el sábado.