El Arsenal de Unai Emery volvió al Emirates Stadium para disputar el derbi del norte de Londres, uno de los partidos de la Premier League más esperados de la temporada por los aficionados

Los ‘gunners’ comenzaron bien el partido. De hecho, el tridente formado por Pépé, Lacazette y Aubamayeng brilló de inicio, sin embargo, fue el equipo visitante quien golpeó primero. Eriksen, cazó un despeje de Leno a tiro de Son y adelantó a los suyos. Tras el gol, el choque se abrió mucho más. Poco a poco, el Arsenal se asentó y controló la posesión, no obstante, cuando mejor estaban los locales, Xhaka derribó a Lamela en el interior del área y el árbitro señaló penalti. Kane no falló desde los once metros y anotó el segundo para los Spurs. Antes del descanso, la insistencia del Arsenal tuvo premio. A Pépé le frenó Lloris, pero no pudo con Lacazette. El francés anotó un gran gol y redujo distancias en el luminoso.

En la segunda mitad el Tottenham resistía y el Arsenal apretaba. La entrada de Dani Ceballos cambió el ritmo del partido. A punto estuvo el centrocampista español de marcar un gran gol con un disparo lejano que sacó Lloris. En el 71’, Guendouzi filtró un pase precioso para Aubameyang y el delantero gabonés firmó el empate con una buena definición.

En los últimos veinte minutos, los de Unai Emery se volcaron con todo en ataque en busca del tercero. Llegó, aunque en fuera de juego. Al final, reparto de puntos entre dos grandes equipos.

El próximo encuentro del Arsenal será después del parón internacional contra el Watford.