Sevilla FC

Sevilla FC, historia en mayúsculas

Poco duró la etapa de Unai Emery sin dirigir a ningún equipo. En enero de 2013, el vasco regresaría a España para entrenar al Sevilla FC, equipo que no estaba realizando una temporada demasiado buena. Emery y su equipo de trabajo acabaron mejorando la situación del equipo hasta alcanzar la novena posición y como consecuencia de los problemas económicos sufridos por los equipos que finalizaron por delante del Sevilla FC, logró el acceso a la UEFA Europa League, competición que acabaría siendo fetiche para el club y para el propio Unai.

Su primera temporada completa en Nervión fue todo un éxito. Tras la venta de jugadores importantes como Jesús Navas o Álvaro Negredo, Emery recompuso al equipo y le llevó a la conquista de la UEFA Europa League, tras derrotar al Benfica en la tanda de penaltis. En lo que a La Liga respecta, el Sevilla FC finalizó en quinto lugar, logrando de nuevo el acceso a la competición europea.

Como si de un calco se tratara, la siguiente temporada el equipo sevillista volvió a cosechar los mismos resultados. Finalizó la temporada en quinta posición con 76 puntos, récord absoluto del Sevilla FC en Primera División, y revalidó la UEFA Europa League tras derrotar en la final al Dnipro, gran revelación del torneo, por 2-3. Este éxito le llevó, tras el cambio impuesto en la normativa, a clasificarse para la UEFA Champions League.

Emery se mantuvo fiel al Sevilla FC pese al interés de otros grandes clubes europeos, y firmó la renovación. Tras un inicio de campaña complicado, poco a poco el equipo hispalense se recompuso en La Liga, aunque no logró superar la fase de grupos de la UEFA Champions League. No obstante, al finalizar en tercera posición, el equipo recaló en una UEFA Europa League que terminaría ganando, convirtiéndose en historia viva de la competición, tras derrotar al Liverpool por 3-1 en la final. Esto le llevó a clasificarse de nuevo para la máxima competición continental, pese a terminar en séptima posición en La Liga. La temporada (la que sería la última de Unai en el equipo andaluz) fue histórica, ya que además del título europeo el Sevilla FC se proclamó subcampeón de la Copa del Rey, tras caer en la final ante el FC Barcelona.